Victoria Ocampo y el buen gusto norteamericano

Texto de Christina Vidaurri 

La viajera y sus sombras – Contexto

Esta sección de La viajera y sus sombras por la autora argentina Victoria Ocampo propone la idea que el buen gusto no solo relación con el sabor de la comida ni solo con la calidad, sino hay un vinculo entre el buen gusto y el asunto de la cortesía también. La sección, que se compone de fragmentos de cartas que Ocampo escribió durante su tiempo en los Estados Unidos muestra las diferencias de cortesía y costumbres entre argentina y los EE.UU.

200px-Victoria_Ocampo_y_Sur

 

Para entender el mente y los sentimientos de Victoria Ocampo y sus viajes en los estados unidos, es importante entender su crianza. En el momento que Ocampo estaba creciendo en Argentina, la década 1900, la clase alta fue muy influenciada por los costumbres y las reglas sociales de Europa, y Francia especialmente. Las familias de las clases altas hablaban francés en vez de español y sus niños fueron educados en el estilo francesa y Ocampo y sus hermanas no fueron diferentes. Ocampo tenía una institutriz francesa y asistía clases extraoficialmente en la Universidad de Paris. Por eso, Ocampo tenía una imagen muy clara de la cortesía del buen gusto que influye sus escritos y interpretación de la gente norteamericana.

¿Qué es del buen gusto?

Los cuentos de sus interacciones con los americanos, o los “yanquis” en sus palabras, que Ocampo relata en sus cartas recalcan los elementos culturales que forman las ideas sobre el “buen gusto” de una cultura. El cuento del chófer es un ejemplo muy obvio de los diferencias entre la cortesía americana y la cortesía de la clase alta argentina, es decir, la cortesía francesa. Ocampo relata un cuento del chófer quien usa el nombre de pila del amigo de Ocampo, y autor de gran fama, sin conociendo a él. La interacción destaca porque el hueco de posición social entre el chófer y el autor eminente y gracias a la audacia del chófer de usar el nombre de pila de una persona desconocida. Esa transgresión social es especialmente alarmante a la cortesía francesa que, según una libro de etiqueta, requiere que incluso los maestros se dirigen a sus estudiantes como “monsieur” y “mademoiselle.” Aunque hay un tono de superioridad cuando Ocampo relata el cuento, la interacción provoca una exploración de los aspectos culturales que forman la cortesía y el buen gusto. Ella describe las acciones del chófer como “las antípodas de las formas ceremonias” pero al misma vez admite que la cortesía es “una cuestión de costumbre” que “son resultados de una actitud mental” y “un espejismo creado por uno o dos hombres.” En ese manera, Ocampo reconoce que la cortesía, y el bueno, es cultural y algo que puede cambiar.

 

Untitled

La comida yanqui

En uno momento, Ocampo dice que “es cierto que la cocina francesa ocupa el primer lugar en nuestro pequeño planeta” y no concede que la comida norteamericano es el segundo no el tercero. Ella no entiendo el fascinación de vitaminas o de higiene alimenticia. Se lamenta la ausencia de la carne en la comida yanqui y que en vez de carne, sirven alimentos como griddle cakes, doughnuts, y waffles. Sin embargo, la adición de la fabula de los dos franceses y su búsqueda para las trufas francesas señala que Ocampo cree que hay demasiado foco en y obsesión con la comida de una cultura sobre las otras. El cuento enfoca en dos franceses quien quiere compartir su comida con la gente norteamericano porque “ensenarle el arte de preparar sus comidas” es “el mayor servicio” que pueden compartir. A causa de su obsesión de compartiendo su comida, ellos buscan y buscan y eventualmente mueren sin encontrarla y uno de los franceses se da cuenta que la búsqueda no vale la pena porque los Estados Unidos tienen comidas buenas también. El cuento sugiere que aunque los Estados Unidos no tienen la misma comida o comida de la misma cantidad, las comidas yanquis tienen sus propios valores. A través del cuento, la subjetividad del buen gusto se hace evidente. La obsesión de los franceses con la trufa es algo cultural y su obsesión conduce a un fin insatisfactorio. Ocampo está proponiendo una nueva apreciación por la comida, y la cultura, de otros países aunque no son de la calidad o “buen gusto” que estás acostumbrado a. Al fin, Ocampo aún tiene un sentido de superioridad sobre los ciudadanos norteamericanos y su comida, sino en un momento dice que diferencias “son uno de los encantos de este planeta, por desgracia en trance de ‘standardization’” y la comida es un lugar donde la diferencias puede florecer.

 

pancakecrepa

El “griddle cake” y la “crepe”

Uno de las comidas mencionada por Ocampo en su viaje a los Estados Unidos es el “griddle cake” o el panqueque. El panqueque tiene una historia larga, desde el tiempo de los trogloditas, y hay versiones de panqueques en muchas culturas. Al las misma vez, la panqueque como el griddle cake tiene una historia muy involucrada en la historia de los Estados Unidos. Los panqueque fueron un alimento básico en los colonias americanos y fueron conocidos como “hoe cakes,” “johnnycakes” y “flapjacks.” El primer libro de comida americano tuvieron dos recetas de panqueque. Ahora panqueques son considerados como comida norteamericano prototípico de desayuno y siempre están presentes en menús de restaurantes de comida cafetería.

En el otro lado la crepa es una postre famosa francesa originado de la región de noroeste de Francia. Diferente a los panqueques, las crepas son más finas y más suaves y en general, son considerados de mayor calidad que panqueques a causa de su raíces francesas.

images

Receta de crepas

Ingredientes:

  • 1 Taza de Leche
  •  1 Taza de Harina de trigo
  •  1 Unidad de Huevo
  •   1 Cucharadita de Azúcar
  •  2 Cucharadas de postre de Esencia de vainilla
  •  2 Cucharadas de postre de mantequilla derretida
  1. Para empezar con la preparación de nuestras crepas dulces introduce en un recipiente el huevo, la mantequilla derretida, la leche y el azúcar. Bátelo todo hasta que se integren bien los ingredientes. Si dispones de licuadora puedes utilizarla. Añade también la esencia de vainilla y sigue batiendo.
  2. Ahora, añade poco a poco la harina y sin dejar de batir. Te aconsejamos que tamices previamente la harina de trigo para que quede más fina y el resultado sea una masa más suave.
  3. Luego, pon a calentar una sartén con un poco de mantequilla para que las crepas dulces no se queden pegadas. Cuando esté caliente, deja caer la cantidad de mezcla necesaria de manera que puedas mover la sartén en forma circular, se reparta sin dejar huecos vacíos y quede una capa fina.
  4. Cuando las crepas se llenen de pequeñas burbujas deberás darle la vuelta con cuidado. Se trata de un postre que se hace muy rápido por lo que no deberá estar en el fuego más de dos minutos.

Fuentes:

http://www.recetasgratis.net/Receta-de-Crepas-dulces-receta-10637.html

http://www.moniquescrepes.com/a-brief-history-of-crepes/ 

http://theplate.nationalgeographic.com/2014/05/21/hot-off-the-griddle-heres-the-history-of-pancakes/http://theplate.nationalgeographic.com/2014/05/21/hot-off-the-griddle-heres-the-history-of-pancakes/

Schwartz, William Leonard. “Etiquette in Contemporary France,” The Modern Language Journal, Vol. 23, No. 6 (Mar., 1939), pp. 447-455

Bassnett, Susan. Knives and Angels: Women Writers in Latin America. London: Zed, 1990.

 

 

 

Advertisements

8 thoughts on “Victoria Ocampo y el buen gusto norteamericano

  1. Hola Christina,

    Gracias por los comentarios! Nunca había leído los textos de Victoria Ocampo ni los de Eduarda Mansilla pero era interesante ver sus perspectivas de los Estados Unidos. Sobre todo, lo que me interesó era su percepción de la comida estadounidense y como influía su percepción de la cultura estadounidense. Claro que Ocampo es motivado por sus experiencias culturales y los valores europeos. Por eso, parece que hay una actitud de superioridad con respecto a la cultura y sobre todo, la comida. Por ejemplo, dice de una manera sarcástica que “los hijos del Tío Sam beben hoy Coca-Cola, leche, jugo de frutas, mascan chicles, toman helados, comen maní a todas horas; pero la del té, sagrada entre los ingleses y entre nosotros, ha sido más o menos desterrada” (125). Estos fragmentos de la obra me hizo pensar en la percepción actual de la comida estadounidense y cómo se puede contrastarla con la comida francesa y europea. Hoy en día, me parece que la comida estadounidense todavía tiene una connotación negativa comparada con la de la comida europea. Los “maestros” de la cocina vienen de Francia y tienen una actitud de superioridad. Los cocineros creen que el estudio del arte culinario en Francia les da prestigio. Sin embargo, esta perspectiva cerrada no respeta los valores de la cocina estadounidense y la comida del mundo latinoamericano. Por ejemplo, el cocinero Rick Bayless es bien conocido por ser uno de los mejores cocineros de los estados unidos aunque cocina la comida mexicana. A veces, el mundo cree que la comida mexicana es demasiado simple y no es refinada como la comida francesa. Sin embargo, Rick Bayless eleva la comida mexicana para que todo el mundo pueda apreciarla. Nos muestra que nuestra percepción de la comida es algo fluido que puede cambiar.

    -Michael

    Like

  2. Gracias por sus comentarios Christina. ¡Estoy tan entusiasmada para comer los crepes en clase mañana! He disfrutado leyendo los selecciones de “La viajera y sus sombras.” Leer sobre unas ciudades estadounidense, del punto de extranjera, y en español, es una experiencia un poco surrealista. En la escena con el chófer, estoy de acuerdo con su análisis del juzgo de Ocampo – ella tiene un tono de superioridad, pero al menos ella reconoce los límites de la cortesía como una construcción cultural. Sin embargo, de esta interacción lo que me interesa mucho más era el racismo del chófer. Él avisa que Ocampo “no poner los pies en la zona habitada por los negros” (138), y continua con sus declaraciones inflamatorios, diciendo: “Los judíos se quedan en su sitio; los latinoamericanos también. Los negros no” (140). Me encanta la respuesta de Ocampo: “Hubiera querido preguntarle a ese proletario fascista cuál era el sitio que nos asignaba, pero el auto llegaba ya a destino” (140). La repulsión de Ocampo en la cara de la discriminación es muy bueno, pero mi favorito es que ella no forma conclusiones sobre toda la raza del chófer, basado en sus experiencias con él. Ella comenta que el chófer es de Europa Central, pero los otros de su país no tienen las mismas opiniones de este hombre. Aprecio como ella inmediatamente clarifica que el racismo del chófer no es resultada de su raíz ni su patria, y así no establece ni promover estereotipos.

    Like

  3. Gracias por sus comentarios Christina. Me gusta sus análisis de la escena con el chófer y la manera que esta situación muestra que la ética y la cortesía son cultural. Es interesante leer la interpretación de los aspectos culturales de los estados unidos por una viajera con un fondo tan único, la combinación de influencias argentinas y francesas. Estoy de acuerdo que hay un sentido de superioridad en el análisis de Ocampo sobre la cultura americana y en particular la comida. La cita de Miguel sobre la falta del té en la cultura es una manifestación de esto. Aunque Ocampo tiene un tono de superioridad en algunos partes, también hay una apreciación por cierto aspectos de la cultura estadounidense. Un ejemplo de esto es su interés en las diferentes atracciones de la ciudad de Boston, “una ciudad como Boston ofrece al viajero solitario gran variedad de refugios magníficos; museos, bibliotecas, universidades, institutos, iglesias. La única dificultad es elegir.” En esta cita, Ocampo elogia un aspecto de la cultura. Con respecto a la comida yanqui que menciona en su post, el “griddle cake”, se puede ver la presencia de un tema que hemos visto antes en nuestra clase sobre la descripción de nuevas comidas e experiencias. Como hemos visto en otros textos, los autores muchas veces relacionan la nueva comida con un plato familiar para comparar y contrastar. En el caso de Ocampo ella relaciona el “griddle cake” con la crepa diciendo “Griddle Cake: especie de panqueque grueso (sin la deliciosa liviandad de la crepa francesa, única e incomparable”. En esta cita podemos ver ambos el tema de relacionar nueva comida con lo familiar y también la actitud superior que Ocampo incorpora en su interpretación de la cultura y comida de los Estados Unidos.

    -Evan

    Like

  4. Gracias, Christina! Encontré muy interesantes los comentarios sobre como la idea del “buen gusto” viene de la cultura de una persona. El cuento sobre la obsesión de la trufa por los franceses me recuerda de mi experiencia cuando llegué en Chile por la primera vez. Porque yo tengo una obsesión para la mantequilla de mani, pasé mucho tiempo en mis primeras semanas allá en tratar de encontrar la mantequilla de mani en las tiendas para continuar en comerla. Aunque al final mi familia allá encontró una marca de mantequilla de mani, me dio cuenta de que habían otras comidas muy ricas que fueron mas disponibles en Chile (como la palta, que ahora como aún mas que la mantequilla de mani con el pan en la mañana.) Así que esto fue una aprendizaje muy buena para mí en enfocarme en la comida del país en cual estoy, no en la comida de mi propia país. Por hacer esto, aprendí como ampliar mi gusto para incorporar mas culturas. Además, gracias por la receta de las crepas! La crepa es una comida francesa que a mí me encanta, así que voy a tratar de hacerlas ahora!

    Like

  5. Hola Christina!

    Me gustaba mucho sus comentarios sobre las lecciones de esa semana. Quizás la primera cosa que se destaca para mi era la idea de Ocampo que la comida francesa es la comida más impresionante en el mundo. Yo inmediatamente pensé en el documental sobre Peru en que los peruanos quieren ser reconocidos para su comida en la misma nivel de Francia. Además, hay la idea de que la comida que una persona consume puede determinar su carácter. Si consumes comida de “buen gusto” es cierto que tienen raíces de la clase alta. Hay conexión aquí con nuestra otra lección para la semana, de Eduardo Mansilla donde dice “Dime lo que comes, te diré lo que eres.” Esa idea no es nueva, es algo que había existido por generaciones. También creo que la conclusion de Ocampo es interesante si la se muevas a nuestra día. Ella dice que aunque no está acostumbrada a la comida “yanqui” todavía puede ser buena. Aunque, hoy en día, la comida norteamericana “tradicional” ocupa la esfera de comida grasosa de McDonalds, KFC, y Burger King. Además, personas tienen esa idea que comida americana es comida de porción enorme porque cada cosa en los estados unidos es “Super Size.” Ese estereotipo es casi lo más distante de la idea por excelencia sobre comida francesa. Todavía estoy emocionada para escucharle mañana!

    Like

  6. Hola, Cristina!

    Gracias por tus comentarios muy útiles y interesantes. Cuando estaba leyendo las lecturas para mañana pensaba mucho en la manera en que nuestra cultura y nuestras experiences informan las ideas preconcebidas que tenemos sobre otras culturas (y otras comidas, por ejemplo). Como algunos ya han comentado, Ocampo claramente piensa que la comida francesa es la comida más elegante y más artística en el mundo. Creo que necesitamos considerar las maneras como nosotros juzgamos inmediatamente otras culturas antes de entender mucho sobre las. En una manera Ocampo inicialmente juzga la comida estadounidense, aunque eventualmente ella desarrolló una apreciación para la cultura. Mansilla, por otro lado, siempre entiende que aunque nosotros somos lo que comemos, no es necesariamente malo para culturas de comer cosas diferentes. Últimamente somos diferentes. Podemos aprender mucho más si tratamos de mantener una “mente abierta.” Creo que ésta era la verdad durante el tiempo de Ocampo y todavía es la verdad hoy. Espero que hablamos más sobre la aceptación de culturas extranjeras. Hasta mañana!

    Like

    1. Cristina,

      Gracias por tu análisis de Victoria Ocampo. Como muchos ya han dicho, leer la perspectiva de una mujer argentina acerca de Boston, Nueva York y los estadounidenses durante una época tan turbulenta en nuestra historia es cautivador y nos hace reflexionar de donde viene, qué ha cambiado y quién somos hoy en día. Sobre todo, (y quizás porque asistimos una universidad católica), me interesa el análisis de Ocampo cuando escribe: “Ignoro por qué razones han grabado en sus monedas In God we trust; inscripción extraña, que produce sobresalto al principio” (143). Ella continua con un cuento corto de una experiencia propia, relatando un dicho de su tío que durante la elevación de la misa murmuraba: “Oro y plata, mi Dios; oro y plata mi Dios.” Cuando su esposa le preguntó, respondió: “Me han dicho que en el momento de la elevación se puede pedir a Dios que nos conceda lo que deseamos.” Ella, entonces relaciona el In God we trust con el “Oro y plata, mi Dios.” Quizás esta reflexión suene sincero en cierto sentido con respeto a la Universidad de Notre Dame. No es falso decir que muchos luchar por alcanzar el éxito, cuyo manifestación directa es (muchas veces) un sueldo alto. Admito que queremos el dinero en si mismo y este deseo es basado en nuestra cultura. Sin embargo, Ocampo cree que los estadounidenses se ocupan de cosas materiales pero en nombre del espíritu por sus donaciones magníficas. Quizás el éxito del estudiante de Notre Dame es compatible con la fe a través de la caridad.

      Like

  7. Christina
    Su análisis de Victoria Campo es muy interesante y es una perspectiva educada. Creo que los similitudes entre la literatura de Campo y la literatura de Rebecca Earle son muy importantes para considerar. En ambos obras, las autoras comparan la comida y las maneras de una cultura. Muchos personas creen que la manera en que ellos sirven la comida es una reflexión de la civilización de la cultura. La asociando de la comida y civilización es una tema muy predominante en esta clase. El disfrute de la comida es una experiencia muy complicado. No es simplemente el gusto. La conexión entre la comida y la civilización es muy importante de todo el mundo.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s