Mujeres revolucionarias: Petrona C. de Gandulfo y Julia Child y su impacto en la cocina

Nuestra lectura de hoy, “Creating a Common Table in Twentieth-Century Argentina” de Rebekah E. Pite, continúa con los temas de clase en lunes: específicamente, la entrada de la mujer en la cocina. Juana Manuela Gorriti publicó Cocina ecléctica en 1890, y Petrona Carrizo (luego Petrona C. De Gandulfo), la persona principal de nuestra lectura, nació entre 1890 y 1898. Aunque el libro de recetas de Juana era una contribución importante al mundo culinario, el ambiente general de Argentina – y al resto del mundo – todavía consideraba el trabajo doméstico, como cocinar, de ser el trabajo de los inferiores sociales. Hasta 1920, las escuelas privadas de Argentina enseñaron a las chicas elites cómo gestionar los sirvientes domésticos, en lugar de cómo cocinar y limpiar. La lectura de Pite – y mi análisis – sirve para explorar cómo, y porqué, esta actitud ha transformado en la actitud que tenemos hoy.

Petrona enfatizó su desdén por la cocina; explicó que nunca le gustaba cocinar y siempre evitaba la cocina en su niñez. Sólo entró en la cocina a causa de su falta de recursos económicos y su deseo de mejorar su estatus social; en su carrera, nunca se llamaba una “cocinera”; sin embargo, ella contribuyó a la revolución en la cocina y en las cocineras.

En 1928, Petrona solicitó y recibió la posición de “ecónoma” con Primitiva, la compañía británica de gas en Buenos Aires. Con veinte otras amas de casa, ella fue a la academia francés Le Cordon Bleu para aprender a cocinar para familias privadas. Fue parte de una campaña de la compañía de vender estufas de gas a las mujeres; con sus conocimientos culinarios, las ecónomas demostraron para audiencias de mujeres como cocinar comidas completas para sus familias – usando la tecnología nueva de estufas de gas. En sus demonstraciones, las ecónomas llevaron mandiles blancos y nítidos para demostrar la limpieza de cocinar con una estufa de gas. Ellas mostraron que cocinar (con la cocina de gas) no solo era para los sirvientes, sino también para las esposas y mujeres de buena clase. En sus demostraciones, ellas enfatizaron la presentación de la comida y también, incluir como decorar los postres elaborados. Así, Pite explica, las ecónomas “suggested that cooking with a gas stove was not about the drudgery of providing obligatory nourishment to others but rather the art of creating beautiful dishes that appealed to the eye as well as the stomach” (50). Gracias a las demostraciones de las ecónomas, Primitiva duplicó su base de clientes; no solo fue una revolución de tecnología y marketing, sino también fue una revolución en la actitud popular hacia la cocina. De repente, muchas mujeres “respetables” y “elites” creían que aprender a cocinar podría mejorar su estatus social.

petrona.jpg
Petrona durante su presentación

En el tiempo de Petrona, las mujeres aceptaron el valor de cocinar por placer, pero NO cocinar por dinero, probablemente porque era inaceptable para mujeres de la clase buena de trabajar por un salario. Julia Child destruyó este prejuicio.

Como Petrona, Julia creció con los prejuicios en contra de la cocina. Nacido en 1912, Julia sabía que las chicas de su clase social no cocinar; hubo sirvientes para hacerlo. Sin embargo, cuando se casó con su esposo, Julia querría cocinar para complacerlo. Compelida por su amor para su esposo y para comida francesa, Julia fue a le Cordon Bleu (¡como Petrona!), y al resto, como dicen, es historia. En 1961 Julia publicó su libro de reIMG_0032.jpgcetas “Mastering the Art of French Cooking” – ¡fue 726 páginas y un éxito de ventas! Cuando recibió una invitación de estar en un programa de reseñas de libros, Julia apareció con un hornillo, huevos, y un batidor gigante, y cocinó un omelet para el anfitrión, a la alegría de la audiencia.

En el transcurso de su vida, ella tuvo muchos programas de cocinar en televisión, publicó muchos libros de recetas, y estableció una escuela culinaria. Su legado es enorme y en parte, es muy similar a lo de Petrona: según a PBS, Julia “made the mysteries of fancy French cuisine approachable, introducing gourmet ingredients, demonstrating culinary techniques, and most importantly, encouraging everyday ‘home chefs’ to practice cooking as art, not to dread it as a chore.” Pero mientras Petrona rechazó el título de “cocinera,” Julia lo embrazó – ella compartió su entusiasmo para la profesión culinaria con el mundo, y inspiró a muchas personas de perseguir una carrera en la cocina. Julia, con la ayuda de Petrona, estableció el clima de entusiasmo y respeto para los cocineros/ cocineras que tenemos hoy; y también, promovieron la arte culinaria en la cocina privada.

1024x1024.jpg
Julia Child en su programa de cocina

Podemos dar gracias a Petrona y Julia por el actitud popular que tenemos hoy sobre la cocina. Sin embargo, me pregunto – y esto es lo que quiero discutir en clase mañana – ¿de la perspectiva feminista, es su impacto bueno para las mujeres, o malo? ¿Fue bueno de promover la entrada de las mujeres en la cocina? ¿Qué piensa, clase?

Fuentes:

http://www.pbs.org/food/chefs/julia-child/

http://www.smithsonianmag.com/history/julia-childs-recipe-for-a-thoroughly-modern-marriage-86160745/?no-ist=_mc_eid%3D74d495919a_page%3D3_mc_cid%3D64aa9a24c4&page=2

http://amhistory.si.edu/juliachild/

Proyecto creativo:

Por todo el semestre mi plan hubo sido de hacer guacamole para mi proyecto creativo (solo porque me encanta guacamole) pero el capítulo de Pite empieza con la receta para los pastelitos de dulce, así que no podría justificar preparando otra cosa. La receta viene de la primera edición de un libro de cocina de Petrona y hay una historia sobre la importancia del dulce. Aunque Petrona insistía que no entraba en la cocina antes de su carrera como ecónoma, su sobrina, Olga, reveló que ella entraría en la cocina, por la persuasión de su mamá, y hacer los pastelitos. Según a Olga, los pastelitos de Petrona “opened up like a flower.”

Los pastelitos de dulce todavía están muy popular en Argentina, y encontré un blog de una mujer argentina con una receta más precisa para los dulces, y que usa onzas.

Para hacer los pastelitos de dulce se necesita:

-Una lata de pasta de guayaba, disponible en Flamingo’s en South Bend (en mi caso, Nora me dio las latas de los restos de su proyecto creativo – ¡gracias Nora!)
IMG_8426.JPG-2 paquetes de Puff Pastry de Pepperidge Farm

-Aceite de Canola (bastante para cubrir dos o tres pulgadas en su sartén)

-Agua, para sellar los bordes

-Azúcar granulado

  1. Quitar los “puff pastries” a fuera de su paquete. Arrancarlos, con sus dedos, en rectángulos de más o menos dos pulgadas por dos pulgadas
  2. Poner un poco de la pasta de guayaba en el centro de su rectángulo de “puff pastry”
  3. Agarrar otro rectángulo y poner lo directamente encima del otro (como un sándwich). Con un poco de agua en su dedo, empujar ligeramente alrededor del relleno para sellarlo.
  4. Uno a uno, doblar las esquinas del pastelito hacia arriba, por lo que se reúnen en el centro. Usar agua para sellarlo otra vez.
  5. Repetir con todos los rectángulos.
  6. IMG_8427.JPG
    Los pastelitos doblados (antes de fritar)
  7. Calentar el aceite de canola encima de un fuego medio.
  8. Cuando el aceite está hirviendo, poner cuatro de los pastelitos en la sartén. Espera algunos momentos, esperando hasta que el pastelito se ha vuelto marrón de oro. Quitarlos con las tenazas. Espolvorear azúcar encima de los pastelitos cuando todavía están mojados.
  9. Repetir con todos los rectángulos.
IMG_8428.JPG
Algunos de mi producto final

Ser honesta, no tengo mucha confianza en mis resultados. Quemé los primeros pastelitos y subsecuentemente mi apartamento llenó con humo y era difícil de enfocar en cocinar al resto con el humo en mis ojos y miedo de activar la alarma de incendios en todo el edificio. Algunos de los pastelitos son muy crujidos y otros muy suaves, y ¡no sé porqué! Me gusta cocinar pero no con aceite… y creo que en el futuro, cocinaré solo los pasteles de caja. 🙂

–Beth

Fuente:

http://www.fromargentinawithlove.typepad.com/from_argentina_with_love/2009/05/pastelitos-de-25-de-mayopastries-for-may-25th.html

Advertisements

7 thoughts on “Mujeres revolucionarias: Petrona C. de Gandulfo y Julia Child y su impacto en la cocina

  1. Gracias por los comentarios! Eran muy informativos y era interesante ver su perspectiva sobre esta novela. Lo que me interesa de su análisis es la perspectiva de Petrona con respecto a la cocina. Ella no le gustaba cocinar y no quería ser conocida como una cocinera. Sin embargo, decidió empezar una carrera culinaria. Me parecía un poco ilógico. Entonces, su actitud refleja una falta de orgullo que se manifiesta en la obra que hemos leído. Dicho esto, todavía no entiendo los motivos principales de las mujeres que deciden cocinar. La transformación del acto de cocinar es evidente en el capítulo: “many women gravitated toward the culinary arts. In so doing, they elevated the status of cooking from something associated with servants and poor women at the turn of the century to an endeavor worthy of respectable women’s attention” (25). La evolución del arte culinario me hace cuestionar los motivos de las mujeres. Tradicionalmente, las mujeres eran consideradas las dueñas de la cocina. Sin embargo, no sabemos si deciden cocinar para entretenerse, ganarse la vida o simplemente conformar a las expectativas de la sociedad. Esta obra pone gran énfasis en el aspecto social del arte culinario que magnifica las diferencias de género. Como menciona Pite, la escuela era un lugar ideal para reforzar la desigualdad social: “male educator Angel Bassi characterized public schools as ideal places to further young girls’ scientific preparation for the home” (28). Esta actitud nos muestra la dificultad de escapar del sistema inherente en la sociedad argentina. Había muchas mujeres que no querían cocinar porque era considerado un acto de clase baja, pero era difícil cuestionar el statu quo.

    Like

  2. ¡Gracias por los comentarios Beth! Me gusta su explicación de la revolución tecnológica causado por la introducción de las estufas de gas. Una parte de capitulo uno que me interesa mucho es la discusión de la desigualdad en la jerarquía social con respecto a la cocina alta. En las paginas 32-33 hay una mención del trabajo de Brillat-Savarin quien hemos visto en clase y la presencia de esta nueva interpretación de comida entre la clase alta. El capítulo dice que esta presencia de comida alta no existía entre las clases bajas quienes luchaban por la subsistencia, “While a small number of elites could update their homes and their culinary habits, the great majority of santiagueños were at or just above the level of subsistence” (33). Ademas, la clase alta aprovechó la clase baja, “In addition to growing social distances around the table, the wealthy minority exploited the work of the growing rural por” (32). Con respecto a su pregunta sobre si o no es bueno promover la entrada de las mujeres en la cocina, creo que podría ser algo bueno, aunque puedo entender la perspectiva que esta solo sigue las normas opresivas. En este caso, me parece que la entrada de las mujeres en la cocina argentina les daba un espacio para expresarse y escapar la monotonía de la vida diaria que Petrona encontraba durante su tiempo en el rancho de Leandro. Creo que hay aspectos positivos de esta promoción y al mismo tiempo aspectos negativos.

    Like

  3. Elizabeth,

    Gracias por desarrollar las historias de estas mujeres revolucionarias. Estas obras muestran que hemos estado enfrentando la cuestión del rol de la mujer en una sociedad posmoderna por más de cien años. La pregunta que propones al final de tu post, sobre la mujer, la cocina y el movimiento feminista es bien interesante pensar porque hoy en día todavía nos preguntamos dónde pertenece la mujer. En mi opinión, a causa de la persecución de los derechos iguales a los hombres, las mujeres han olvidado la significancia de “la igualdad.” La igualdad no debe significar que los hombres y las mujeres son iguales en todos aspectos de la vida porque, como resulta, las mujeres intentan a ser hombres cuando ellas fundamentalmente son mujeres. Por eso, creo que ellas se sienten insatisfechas porque no pueden satisfacer todas sus necesidades como mujeres. Los hombre y las mujeres les complementan y una mujer tiene unas fortalezas distintas que no tiene el hombre. Tenemos que definir ¿qué es la femineidad? ¿Cuáles son nuestras fortalezas como mujeres? ¿Cómo se puede usar estas fortalezas para tener éxito en todos ámbitos de la vida? En mi opinión, las mujeres sobresalen en relaciones con otros, en general nuestro instinto maternal nos da un nivel de empatía que no tienen los hombres. Debemos utilizar estos dones, entre otros, para avanzar la humanidad conjunto los hombres.

    Por lo tanto, es necesario que redefinamos el significado de la palabra “igualdad.”
    La igualdad no es la igualdad de resultados sino la igualdad de oportunidades. En este
    sentido el movimiento femenino se convierte en una lucha por mujeres para que
    tengan la oportunidad de cumplirse en la vida; es decir algunas mujeres son satisfechas
    por la maternidad, otras tienen un deseo y talento intrínseco por el mundo profesional y otras por ser deportistas. No hay uno solo resultado del movimiento feminista.

    Like

  4. Gracias, Beth! Encontré tus comentarios muy interesantes, y estoy impresionada con tus esfuerzos en la cocina… la paciencia es algo esencial cuando se experimenta con nuevas cosas, así que felicitaciones por probar hacer los pastelitos de dulce, y me imagino que son deliciosos. Me gustó mucho el contexto histórico que proveíste–me ayuda en entender mejor el significado de la obra de Petrona Carrizo. Aunque podría escribir sobre muchos temas, quiero enfocar mi respuesta en tu pregunta de discusión. En mi opinion, sí fue bueno que Carrizo promovió la entrada de las mujeres en la cocina. No digo eso porque creo que es la responsabilidad de la mujer trabajar en la cocina, sino que por promover la cocina, Carrizo promovió la cocina como una actividad divertida, y como un arte. Primero, la cocina empezó a ser un lugar donde la mujer podría recibir mas respeto y control. Promover la cocina como una actividad divertida que podría reunir la familia y los amigos fue algo muy importante para la sociedad, no solamente para mujeres, sino para todos. Por hacer eso, la cocina cambió para ser un lugar social. Además, como mencionaste en tu ensayo, la obra de Carrizo creyó mas respeto para el trabajo de los cocineros. Ahora, los cocineros en Sudamérica (especialmente en Peru) reciben mucho respeto por lo que hacen. Ahora, hay cocineras y cocineros–creo que la obra de Carrizo no creyó un interés en cocinar en solamente mujeres sino en los hombres también, (por largo plazo, a lo menos) y en esta manera fue muy importante. El video de Keiko Fujimori cocinando hoy me recuerda de esta tema–que hoy en día es popular para cocinar, y aún importante en unos países porque demostrar que se puede cocinar es demostrar que se entiende la cultura.

    Like

  5. Hola, Beth! Gracias por tus comentarios.

    Me gusta mucho como tu comparas Petrona con Julia Child en su post. También pienso que es interesante de pensar en como el acto de cocinar era un acto tan inferior en la época de estas dos mujeres. Cuando yo estaba leyendo el capítulo de Piti sobre Petrona y su disgusto con cocinar, estaba pensando en como las mujeres de su época realmente no tenían que disfrutar cocinar porque muchas veces no tenían que hacerlo. Todas las mujeres de las clases relativamente altas tenían sirvientes para cocinar en sus casas. En pensar en hoy, cuando casi todos cocinan para si mismos en casa, es difícil de imaginar la evolución de la percepción del acto de cocinar. Esta evolución me impresionó mucho. Estoy de acuerdo con Erin que, en un sentido, en dar el acto de cocinar a las mujeres de la casa (no solo las sirvientes) era un poco como dando control a las mujeres. Finalmente ellas tenían un rol de hacer aunque era un rol muy doméstico. Aunque ésta es una idea extraña creo que en una manera la entrada de la mujer normal en la cocina posiblemente ayudaba a las mujeres al final. Antes de entrar a la cocina ellas no estaban permitidas a hacer absolutamente nada. Pero en la cocinan ellas tenían responsabilidades. Quizás Petrona y Julia ayudaron a mujeres a entrar en la cocina para el propósito de salir de la cocina y la casa algún día para entrar en el mundo real.

    Like

  6. Gracias Beth! Sus comentarios me ayudan ganar una perspectiva nueva en la obra de Pite. Creo que la cita “Sólo entró en la cocina a causa de su falta de recursos económicos y su deseo de mejorar su estatus social” es muy irónico. Normalmente en los Estados Unidos, las personas entran en la cocina porque ellas tienen un esposo exitoso y no es necesario para trabajar. Es muy difícil para convertirse a un cocinero profesional y muy pocos cocineros mejoran su estatus social con su trabajo. Creo que en una perspectiva femenina, cocina no es bueno para la estado social. Hoy, muchas mujeres están peleando para los salarios iguales para los hombres y las mujeres. Para ganar esta pelea, las mujeres tienen que aprovechar de todas las oportunidades para progreso económico. 

    Like

  7. Gracias por sus comentarios, Beth! Creo que la cuestión del rol de las mujeres en la cocina y como cocineras es muy interesante. Aunque tradicionalmente la cocina era considerada la esfera de las mujeres, las cocineras profesionales no tiene la misma fama o respeto de sus homólogos masculinos. Por eso, en mí opinión fue muy interesante aprender sobre dos mujeres quien tenían fama para su trabajo en la cocina. Quizás la razón que la cocina de mujeres no era considerada como algo bueno es porque, como mencionó en su post, la cocina fue generalmente la labor de los sirvientes y las mujeres de las clases bajas. De una perspectiva feminista, o por lo menos mi opinión feminista, el impacto de ambos Julia Child y Petrona Carrizo son buenos porque abre un paso de éxito por las mujeres que no existían antes. Las mujeres todavía estaban cocinando, sino el trabajo de Child y Carrizo transformó la cocina en algo respetable por las mujeres. La esfuerzas de Child y Carrizo no son revolucionarios porque promovieron la entrada de la mujer en la cocina, sino porque elevaron el estatus de la cocina de las mujeres.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s