Feministas en la cocina: la relación entre escribir y cocinar en “Cómo se cocina una novela”

Texto de Lauran Feist

Angélica Gorodischer es una escritora argentina quien nació en Buenos Aires, Argentina en 1928. Ella pasó casi toda su vida en Rosario en la provincia de Santa Fe. Aunque publica de todo – novelas, antologías, ensayos, cuentos y relatos – es muy conocida por sus obras de fantasía y ciencia ficción. Gorodischer sigue siendo una voz feminista muy importante en la literatura latinoamericana. Ha dado muchísimas conferencias y simposios sobre escritura femenina y es claramente dedicada al desarrollo intelectual y personal de la mujer.

Gorodischer

Angélica Gorodischer

El ensayo que leímos para nuestra clase este miércoles, “Cómo se cocina una novela,” pertenece a su libro A la tarde, cuando llueve que fue publicado en 2007. A través de una metáfora extendida entre el acto de escribir y cocinar, Gorodischer da consejos a otras escritoras femeninas. Lo que queda muy clara en pocas palabras es que Gorodischer es muy entregada al desarrollo intelectual y personal de la mujer.

En este post y durante nuestra conversación en clase, quiero explorar la relación entre escribir y cocinar explorada en este ensayo y en la literatura femenina latinoamericana en general. Me interesa mucho la “retoma” de la cocina como espacio feminista como hace Gorodischer en “Cómo se cocina una novela.” Ella dice que para las mujeres – y, en verdad, para cualquier persona porque todos tenemos algo que decir – el proceso de escribir o cocinar requiere pasión, dedicación, la humildad de aprender por observación y experimentación.

Gorodischer simpatiza con la experiencia de una mujer con muchas responsabilidades, hijos pequeños y poco tiempo. Enfatiza que no hay una diferencia entre las capacidades de un escritor hombre y una escritora mujer, solo dice que, haciendo una comparación entre escribir y cocinar, “lo que pasa es que gran parte de la vida se nos va cocinado por obligación, mientras que para los señores la cocina es como un hobby.” Enfatiza: ““Y cocinar—carnes y verduras, o novelas— también se hace mejor cuando se hace por placer, sin duda.”

A través de esta alegoría extendida sobre cocinar y escribir, Gorodischer da mucha inspiración y consejos a otras mujeres en una manera muy práctica. A través de los similitudes entre escribir y cocinar, escritores mujeres pueden reclamar la cocina como un “room of their own,” un espacio esencial para su propio desarrollo personal, tanto intelectual como sexual.

Direcciones para nuestra clase que viene:

Me gustaría que piensen en estas preguntas de conversación antes de llegar a clase y también cuando estén escribiendo sus comentarios en el blog. Veo esta obra en el contexto de esta unidad en nuestro curso sobre el “Kitchen and Women Writers.” Por eso, quiero que piensen en lo que hemos discutido sobre los textos de Gorriti y Castellanos.

  1. Dice Gorodischer: “No escribimos solas ni solos. Detrás de quien escribe hay una larga cola de escritores y escritoras, de a diez en fondo por lo menos, que llega hasta el primer día en el que alguien trazó un signo en una tableta de arcilla. Yo creo que una debe sentirse más segura, más contenta, más orgullosa, de saber que hay tanta gente que a una la acompaña cuando cocina sus novelas.” ¿Cómo se relaciona esta cita con nuestras conversaciones previas sobre el uso de recetas? ¿Recordaron lo que escribió Jessica sobre la figura Josefina Velázquez de León y el efecto que dejó sobre los restaurantes actuales de Rick Bayless? ¿Dice algo sobre las distintas olas del feminismo?
  1. En nuestro análisis sobre Cocina Ecléctica por Juana Manuela Gorriti discutimos si el libro puede ser considerado feminista o no. Desde la perspectiva de Elizabeth Austin, aunque el libro de Gorriti logró una mezcla y más diálogo entre diversas clases de mujeres (porque las mujeres de las clases más altas tuvieron que comunicar con los sirvientes sobre las recetas), el recetario no puede ser considerado una obra feminista. ¿Cómo podríamos clasificar “Cómo se cocina una novela”? ¿Es simplemente femenina o puede ser feminista?
  1. ¿Cuáles son los similitudes y diferencias entre las perspectivas de Rosario Castellanos en “Lección de cocina” y Gorodischer en “Cómo se cocina una novela” en cuanto al rol de la mujer ante la sociedad?
  1. Gorodischer construye una alegoría entre el proceso de cocinar y escribir? ¿Cuáles son las detalles que usa para defender su argumento
  1. Dice Gorodischer: “Hemingway nunca va a dar la receta de sus diálogos, así que es inútil preguntarle. Te va a mirar como si fueras más bruta que un par de botines Patria y no te va a decir nada. Lo que hay que hacer es fijarse en cómo lo hace él. Y después hay que salir a la calle y hablar con la vecina, con el verdulero, con el jubilado de la otra cuadra. Irse al centro, encontrarse con los amigos y las amigas, ir a tomar un café y hablar y escuchar. Hay que tener mucho ojo para leer y mucha oreja para oír.” ¿Qué tiene que ver esta cita con lo que hemos visto en las otras obras de esta unidad? ¿Qué dirían Gorriti y Castellanos sobre esta observación?

Locasporlacocina

El libro Locas por la cocina.

En clase, les voy a mostrar el libro escrito por Gorodischer y cuarto otras escritoras argentinas: Virginia Haurie, Elvira Ibargüen, Hilda Rais y Ana Sampaolesi. El libro, Locas por la cocina, sirve como una proclamación muy importante: las feministas también comen y – a veces – les encanta cocinar. El libro responde a la pregunta: “puede ser la cocina el ámbito adecuado para una feminista?” Según Gorodischer, tanto en el ensayo “Cómo se cocina una novela” como en este libro, la respuesta es “si”. Usando un símbolo histórico de la opresión de la mujer, estas autoras están posicionadas a cuestionar su papel de mujer ante la sociedad. Cuando pueden cocinar por placer, no es un acto relegado al “segundo sexo” sino una acto de independencia y expresión creativa.

Diferentes versiones de chimichurri.

Para la clase, les voy a preparar una salsa típica del origen rioplatense, chimichurri. Chimichurri es una salsa muy condimentada y sus ingredientes fundamentales son perejil, orégano, ajo, vinagre, aceite, ají molido y un poco de sal. Se usa chimichurri como un aderezo típico en Argentina, Paraguay, Uruguay y Chile. Generalmente es una salsa picante que se utiliza para acompañar la comida en una parrilla como las carnes asadas o los choripanes. Sin embargo se puede usarlo para marinar pescados y aves, aderezar las ensaladas o – en el caso de nuestro curso porque no voy a hacer un asado – como acompañamiento a pan.

Dice Gorodischer en el ensayo: “Ya ustedes habrán visto sin duda lo que pasa cuando nos ponemos a hablar de cocina: todo el mundo tiene algo que decir. Ah pero yo no le pongo limón. Mi tía Eduviges las hace al horno y después las cocina un poquito más con una salsa de champignons. En casa no usamos ajo porque los chicos no me comen nada si la comida tiene ajo. No, cómo les vas a poner mostaza; que- dan mejor con chimichurri. Rellenálas con lo que tengas en la heladera. Y así ad infinitum. Una cosa que me llamó mucha la atención cuando estuve buscando recetas de chimichurri, es que exactamente lo mismo pasa. Aunque la receta para hacer chimichurri es relativamente básica (gracias a dios, porque soy un desastre en la cocina) hay desacuerdo sobre que si sabe mejor con vinagre de vino versus manzana, si se queda mejor con especies frescas o secas, si se debe agregar tomate etc. Para esta receta, decidí hablar con una profesora mía uruguaya, Profesora Olivera-Williams. Ella estaba convencida que una de las mejores recetas de chimichurri es de su familia. Les comparto la receta, pero como dije, hay varias maneras de prepararlo.

Ingredientes:

  •  1 taza aceite de oliva suave 1 cda vinagre blanco
  • 1 diente ajo, picado muy pequeñito
  • 2 cdas perejil picado
  • 1 pizca sal
  • 1/2 cdts pimienta
  • 1 cdts pimentón dulce o picante
  • 1 cdts orégano triturado
  • 1 cdts ají picante molido

Pasos:

  1. Mezclar todos los ingredientes en un frasco o recipiente similar con una tapa. Agitar hasta que se mezclen los ingredientes.
  2. Dejar reposar 4 horas en la heladera.

Fuentes:

http://elgourmet.com/nota/locas-por-la-cocina

http://www.lanacion.com.ar/194069-el-sueno-del-chef-propio

http://www.lanacion.com.ar/1024344-novela-festiva-y-cosmopolita

Advertisements

9 thoughts on “Feministas en la cocina: la relación entre escribir y cocinar en “Cómo se cocina una novela”

  1. Gracias por el análisis de la obra! Era interesante ver su perspectiva sobre esta obra. Lo que me interesa desde el principio de su obra es la descripción de la universalidad de la comida. Insiste que cuando empiezan a hablar sobre la comida, “todo el mundo tiene algo que decir” (1). Sin embargo, su descripción de la universalidad de la comida cambia totalmente cuando subraya la divergencia de la comida a causa de los roles de género. Como muchos otros autores, esta obra subraya las diferencias de género y las expectativas de las mujeres con respecto a la capacidad de cocinar. En su opinión, “lo que pasa es que gran parte de la vida se nos va cocinando por obligación, mientras que para los señores la cocina es como un hobby” (2). Entonces, el acto de cocinar se convierte en un requisito de la sociedad en vez de una fuente de placer y satisfacción. Se puede notar que esta perspectiva acerca de las diferencias de género todavía existe en la sociedad actual. Aunque las divisiones de género no son tan rígidas, esta fuente de desigualdad persiste hoy en día.
    Lo que me sorprende de la obra es la gran cantidad de paralelos que existe entre el acto de cocinar y escribir. Ella se enfoca en las influencias y la importancia de aprender para mostrar que los dos procesos requieren mucho tiempo para perfeccionar. Claro que la autora quiere describir el proceso de crear una obra literaria. Sin embargo, lo que me interesa es que ella decide usar las metáforas para expresar ideas acerca de la escritura. Por un lado, puede ser un intento de expresar ideas al lector a través de una actividad casi universal. Por otro lado, me parece que ella está elevando el acto de cocinar para mostrar que es un arte similar a la escritura.

    Like

  2. Gracias por sus preguntas Lauren – es mucho más fácil para los estudiantes a comentar en su blog cuando hay preguntas sugeridas para fomentar conversación. Esta relación entre la cocina y la escritura me interesa mucho; estoy enfocando mi ensayo final en la recuperación de la cocina como una esfera de apoderamiento para las mujeres. Sin embargo, ya he leído un artículo con un argumento similar a lo de Gorodischer – se llama “La cocina de la escritura” de Rosario Ferré, y concluye con una cita muy elocuente: “el secreto de la escritura, como el de la buena cocina, no tiene absolutamente nada que ver con el sexo, sino con la sabiduría con que se combinan los ingredientes” (11). Ferré establece una analogía entre cocinar y escribir, sino da más atención a la escritura, y utiliza el lenguaje de la cocina para explicar escenarios diferentes en el proceso de escribir. Así que, cuando su subtítulo dice, “De cómo alimentar el fuego,” el lector sabe que no incluye instrucciones de cómo literalmente alimentar el fuego, sino de alimentar su fuerza creativa, su energía de escribir. Gorodischer enfoca mucho más en la cocina que hice Ferré, y invoca el concepto de “cocinar una novela” demasiado. Creo que Gorodischer fuerza las paralelas entre cocinar y escribir y su última mensaje está perdida en el proceso. Además, su artículo es tan optimista que es casi delusivo: ella dice, “Con eso se escribe, con todos los ingredientes sobre la mesada, con ganas, con placer, con un proyecto y con la seguridad de que todo va a andar fantásticamente bien.” Solo admite que a veces hay “frustraciones” en cocinar y escribir; ella no reconoce que el acto de cocinar es una ciencia, más o menos, pero el acto de escribir es un proceso mucho menos lineal y estructurado. Así que, en mi opinión, Gorodischer no prueba esta conexión entre la cocina y la escritura casi tan bien como hace Ferré.

    Like

  3. Hola Lauren, a mí también me interesa la pregunta sobre las detalles que usa Gorodischer para defender su argumento de una alegoría entre el proceso de cocinar y escribir. Para responder a esta pregunta, leí otra vez el ensayo, y dividí mi respuesta en unas ideas. Primero, Gorodischer crea una alegoría entre cocinar y escribir por hablar sobre como los dos hacen mejores cuando se hacen por placer (y no por la obligación). Yo estoy muy de acuerdo con esta idea, porque ahora que este semestre tengo mas tiempo que el semestre anterior, cocinar no significa algo necesario para comer/sobrevivir, sino como una actividad divertida, aún como un arte. Es mucho mas divertido ahora que tengo tiempo. Además, Gorodischer dice que cocinar y escribir novelas es duro trabajo cuando uno quiere hacerlas muy bien. Ella dice que las dos requieren mucha paciencia, y a veces no salen bien a la primera vez. Me gustó que Gorodischer habla de la necesidad de observar a los profesionales para entender mejor como escribir o cocinar mejor. Ella escribe, “Hay que tener mucho ojo para leer y mucha oreja para oír” (Gorodischer 5). Pero mi cita favorita de su ensayo, que describe bien que el proceso de escribir y cocinar debe ser divertido, y como una aventura (no se puede planear o anticipar todo.) Ella escribe, “Lo mejor, para cocinar y para escribir, es no tomárselo demasiado en serio. Sí ya sé que me voy a sabotear, bueno, a ver, qué pretextos tengo, ninguno sirve para nada, vamos, rápido, a empezar” (Gorodischer 8).

    Like

  4. Gracias! Sus preguntas son muy específicos. Creo que ambos Gorodisher, Gorriti y Austin tienen una perspectiva de feminismo complicada. Creo que un libro sobre una mujer en la cocina no es feminista. A pesar de que, el tiempo de Gorriti y Austin son diferente del tiempo ahora. Ahora, la idea de una mujer en la cocina en general es estereotípica de las reglas de sociedad para una mujer. En la obra de Gorodisher, ella habla sobre una mujer en la cocina y tiene un actitud de respeto para una mujer con niños, trabajo en la casa, y un esposo. Al tiempo de Gorodisher, respeto para la mujer fue una idea feminista. Ahora, respeto no es suficiente para clasificar una obra a una obra feminista. Las mujeres pelearon para muchos años por los derechos y respeto. Ellas ganaron muchos, pero todavía las mujeres no son iguales a los hombres. Porque de las victorias, la obra de Gorodisher no es una obra feminista nunca más.

    Like

  5. Gracias por sus comentarios y preguntas, Lauren. No sé si “Como se cocina una novela” es una obra feminista, pero creo que es una pregunta interesante que vale la pena de explorar. En mi opinión, la obra no es feminista en un sentido explícito, pero tiene sentimientos feministas. Es obvio que Gorodischer escribió la obra con un énfasis en mujeres y la experiencias de mujeres. Aunque una parte importante de la obra es la idea que alguien puede cocinar (o escribir), ella está consciente del hecho que las mujeres tienen la obligación de cocinar mientas la cocina es un “hobby” por los hombres. Por eso, ella dice que no es justo que los hombres son considerados cocineros mejores. Ella escribe: “Se dice que los hombres cocinan mejor que las mujeres. Pavadas, si quieren mi opinión,” (1). En realidad, ella dice que la comida cocinado por placer es la comida mejor y los hombres tienden a cocinar por placer más que las mujeres. Creo que esto es una idea feminista porque recalca la injusticia y las dobles estándares en el mundo de cocinar.

    Like

  6. Gracias por sus comentarios Lauren. Creo que una semejanza entre Gorriti y Gorodischer es la importancia de la comida como una manera de transmitir una historia o elementos culturales. Cuando discutimos la obra de Gorriti en clase, vimos la manera que muchos de las recetas llevan un elemento cultural. Muchas ofrecen una perspectiva intima de la vida de la persona que la escribió. Gorodischer también exploró este elemento de una novela. Para Gorodischer la novela es una expresión de muchas cosas incluyendo, deseos, experiencias, pensamientos creativos y reflexiones de los otros grandes escritores y escritoras que vinieron antes. Esta idea es vinculada con la pregunta cinco de Lauren que termina en la frase, “Hay que tener mucho ojo para leer y mucha oreja para oír.” Para mí, esta cita refleja directamente las influencias sociales en ambos el desarrollo de conocimiento de cocinar y de escribir. Es decir, Gorodischer con esa cita quería mostrar la importancia de observar y aprender los actos de cocinar y escribir requieren mucha atención a los detalles. Más tarde en su obra, Gorodischer explica las dificultades y los retos de elegir la noval que va a escribir, “Y entonces, que voy a cocinar. Una novela. Bien. ¿Qué novela? Esa cuyo tema me asalto y no me dejo en paz” (7). Gorodischer sige explorando las dificultades que enfrentan a ella como escritora, incluyendo la procrastination y la dificultad de encontrar tiempo psíquico para escribir libre. En total esta idea terminó con la cita sobre la necesidad de “no tomárselo demasiado en serio” y para mi esta frase también tiene un elemento feminista que hace un comentario sobre la inutilidad de los pretextos y los prejuicios.

    -Evan

    Like

  7. Hola, Lauren! Gracias por tus comentarios. Me gustaba mucho tu análisis sobre el texto como una obra feminista. Creo que sí puede ser una obra feminista porque recogniza la pérdida de la autonomía de la mujer en la cocina pero también da el ejemplo de la cocina como un lugar de exploración y pasión si la mujer tiene el tiempo libre para cocinar. Me llamó la atención también la idea que cocinar no está conectado con expresión cuando las mujeres tienen que hacerlo. La idea que la cocina puede ser una expresión creativa es complicada con la necesidad y expectación de cocinar de la mujer. Posiblemente no es solamente la cocina que es un lugar de opresión para la mujer sino la expectativa que la mujer está en la cocina. Pero creo que Gorodischer está diciendo que la cocina puede ser un lugar de autoexploración sin esta expectativa. Gorodischer dice “Lo mejor, para cocinar y para escribir, no es tomárselo demasiado en serio.” Creo que ella está diciendo que la cocina puede ser un lugar de libertad si no estás preocupando con la idea que tienes que estar allí. Entonces cocinar, como escribir, puede ser algo feminista. Pero es imposible de serlo ahora con el actitud que tenemos la mujer y su responsabilidad de estar en la cocina.

    Like

  8. Hola Lauren!!
    Gracias por su análisis interesante sobre la lección para hoy. Me gusta mucha estos textos que abordan los temas de mujeres en la cocina porque creo que existe un gran actitud negativo hoy en día contra una mujer moderna quien quiere hacer trabajos domésticos (como cocinar). Como una mujer feminista, yo todavía tengo una pasión para cocinar, y personalmente no creo que es necesario que los dos son exclusivos. Creo que el vínculo que hace Gorodischer entre la cocina y la misión feminista es fuerte. Además, creo que la autora se enfoque en la idea de que la mision feminista debe enfocarse en igualdad en vez de pensamientos negativos sobre mujeres “tradicionales”. Al mismo tiempo, creo que es interesant que haces el punto que según Gorodischer, el libro de Gorriti no está considerado feminista. Estoy emocionada para discutir todo en clase hoy!!!

    Like

  9. Lauren, gracias por sus pensamientos profundos acerca del tema de escribir y cocinar, en que en realidad nunca había pensado mucho. Me gusta que enfatices el rol de escribir sobre la cocina para “revolverse” a un espacio para liberar la mujer que, en mi opinion muestra que el movimiento feminista sigue evolucionando. Angélica Gorodischer, como Martha Ortiz, la dueña del restaurante Dulce Patria que discutimos el lunes, representa la mujer que tanto ha aceptado su femineidad como la emplea para crear una visión única y también exitosa. Como he dicho antes, la mujer tiene sus propios talentos, distintos al hombre, y es necesario utilizarlos para redefinir las repuestas a las cuestiones: ¿qué es ser una mujer? y ¿qué significa tener orgullo por ser mujer?
    Además me interesa la pregunta quinta que propones que se trata de la mujer relacionándose con otros. Seguro la perspectiva de Gorodischer y la de Castellanos son tan diferentes a causa de la obligación de cocinar. Sin embargo, la cita ilumina otros aspecto de las diferencias entre las dos épocas: el acto de cocinar era un acto de aislarse. Gorodischer explica que el escribir requiere integrarse en una comunidad, y conocerse a otros para lograr una perspectiva más completa de la humanidad y del mundo en general. Este hecho contrasta fuertamente con el cuento de Castellanos, en el cual la protagonista se queda sola en casa con un esposo que se hace su contacto único con el ámbito público. También Castellanos destaca la falta de apoyo y conexión entre las mujeres por si mismas. Por eso, creo que el movimiento feminista debe enfatizar la necesidad de la mujer entender el mundo por los ojos propios.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s