La cocina como un espacio de libertad según Tununa Mercado

Texto de Kara Neumann

“Antieros,” que es traducido “anti-Eros,” el dios griego del amor, es un relato escrito por la autora Tununa Mercado en 1987. Tununa Mercado, nacido Nilda Mercado en el 25 de diciembre de 1939, es una autora feminista de Argentina. Ella ha publicado relatos, novelas y ensayos y ha recibido varios premios por su trabajo. En 1974, Mercado fue a México con su esposo Noé Jitrik para que él podía dar clases allí por seis meses. A causa de la dictadura Jitrik no podía regresar a Argentina y la familia de Mercado tenían que quedarse en México hasta 1983. Durante su tiempo en México ella alcanzó algunas metas muy impresionantes. Principalmente ella sirvió como editora de la revista Fem, que era una de las primeras revistas feministas latinoamericanas. Descrito como una campeona del estilo literario, ella es conocido por su precaución y precisión y “her measured style is her hallmark.” La exactitud de sus textos marca a ella como una pionera y oficiante del movimiento feminista latinoamericano.

Tununa

El relato “Antieros” comienza con instrucciones muy detallistas de cómo una ama de casa debe cuidar por su casa. “Comenzar por los cuartos” dice Mercado. Después ella da instrucciones explícitas de cómo barrer el piso, quitar el polvo de muebles, hacer la cama, limpiar los baños y mucho más. Cómo su estilo literario es muy preciso, también son sus instrucciones. Por ejemplo, según Mercado hay la necesidad de “doblar correctamente las toallas,” algo muy exacto. En la lista de instrucciones es aparente que hay tantas expectativas sociales de la mujer a quien esta obra está dirigida. Ella necesita saber como hacer toda en su casa perfectamente. Y después de todo eso, ella necesita cocinar por su familia. Mercado dice:

En el sillón más muelle, el de pana verde de preferencia, tenderse unos instantes con un pequeño cojín en el cuello y, desde ese lugar, entregarse a la visión de un espacio deslumbrante, con las cortinas a medio cerrar y las ventanas abiertas que dejas pasar, por entre las plantas y los linos, una brisa llena de aromas. Entretanto habráse puesto en el fuego a hervir un agua, no cualquier agua, sino la justa y necesaria para echar los huesos del puerco con algunas verduras pertinentes…”

Después de terminar todas las tareas rutinarias del día, esta mujer tiene cocinar por su familia. Aunque cocinar puede parece como justo una más tarea rutinaria Mercado quiere que consideramos la cocina como algo diferente. En este texto ella se centra en el poder de la comida de transportarse a algún lugar diferente. En oler las diferentes aromas que produce la comida, se puede imaginarse en un tiempo y un espacio completamente diferente que en que se está. En este sentido Mercado se enfoca en la cocina como un espacio de liberación en vez de opresión para la mujer. La cocina y la comida tiene la capacidad de liberarse las mujeres de su cautividad dentro de la casa. Para las amas de casa (las que decidieron de quedarse en casa y también las que eran esperadas de hacerlo) pasar tanto tiempo en su hogar a veces puede parecer como un prisión. Mercado tiene un punto de vista diferente que casi todas las autoras feministas que hemos leído hasta ahora sobre esta situación. Para Mercado aunque ellas están esperadas de estar en la cocina, la cocina también puede ser su método de liberación. La cocina tiene la capacidad de ser el lugar más liberal de toda la casa.

Poner, no obstante, el pestillo de seguridad en la puerta; quitarse lisa y llanamente la blusa y, después la falda. Quedarse sólo con el delantal, mientras, con diferentes cucharas, probar una y otra vez, de una olla y la otras, los sabores, rectificándolos, dándoles más cuerpo, volviendo más denso su sentido particular.”

Para Mercado la cocina es el lugar dentro de la casa donde la mujer tiene la más libertad. Sin ropa, probando sus creaciones culinarias y permitiendo a si misma a experimentar todos los aspectos evocativos de la comida, la mujer es totalmente la esencia de si misma en la cocina. Mercado sugiere que la mujer “Pararse en medio de la cocina y considerar ese espacio como un anfiteatro.” La cocina es el escenario de la mujer, donde ella puede dar la obra de su vida. En la opinión de Mercado la cocina es un lugar de autoexploración para la mujer y también un lugar que muestra la esfuerza del cuerpo femenino. Como hemos leído en el texto de Gorodischer la cocina puede ser un espacio de expresión (como escribir). En un sentido Mercado está diciendo que la cocina revela el poder de la mujer.

Untarse todo el cuerpo con mayor meticulosidad, hendiduras de diferentes profundidades y carácter, depresiones y salientes; girar doblarse, buscar la armonía de los movimientos, oler la oliva y el comino, el caraway y el curry…trastornando los sentidos y transformando en danza los pasos cada vez más cadenciosos y dejarse invadir por la culminación en medio de sudores y fragancias.”

Al final de este relato Mercado dice a la mujer a quien el texto está dirigido de perderse en las aromas de la cocina. Esta última sección del texto está dedicada al espacio de la cocina como un espacio de placer y erotismo. Aquí sola en la cocina la mujer puede experimentar el placer y el poder de su propio cuerpo. Al final el texto no todavía es “Anti-Eros.” Otra vez vemos que para Mercado la cocina no es necesariamente un lugar de opresión sino un lugar de autoexploración y libertad personal. Dentro de la casa la cocina es el único lugar en que la mujer puede acoger la persona que ella es verdaderamente. La cocina es donde ella encuentra su persona misma verdadera. Creo que Mercado estaría de acuerdo con la idea que la expectativa de la mujer de quedarse en casa es opresiva. Pero creo que ella está diciendo si se tiene que quedarse en casa, la cocina es donde se encuentra la libertad.

Podemos comparar estas expectativas de las amas de casa de los años ochenta a quien Mercado está escribiendo en su texto con las expectativas de las amas de casa de hoy. ¿Creemos que ellas todavía encuentran su espacio de libertad en la cocina? En relación a las amas de casa de hoy, ¿pensamos que ellas tenían el poder de elegir de quedarse en casa? Si es cierto, ¿cómo podemos relacionar la literatura feminista que hemos leído en la clase con la vida de las mujeres que eligen de quedarse en casa porque quieren este rol? Quiero que pensamos para mañana en lo que este texto dice sobre el feminismo de nuestra época.

El guacamole

La mujer en “Antieros” está cocinando unos tipos de guisado. Pero para simplificar lo que puedo traer a la clase mañana, decidí de enfocar en una ingrediente del guisado que ella menciona en el texto: el aguacate. El aguacate tiene un montón de usos diferentes pero para muchas personas el uso principal del aguacate es como el ingrediente principal en guacamole. El guacamole es un plato mexicano que era inventado por los Aztecas en el siglo catorce. El nombre guacamole es una combinación de dos palabras del lenguaje Nahuatl: “ahuacatl” que significa aguacate y “mulli” que significa salsa. El nombre azteca para el guacamole es ahuacamolli.

El guacamole de hoy combina aguacates, tomate, cebolla, jalapeño, cilantro y limón para crear una salsa. El guacamole todavía es un plato muy popular en México pero hoy su popularidad ha alcanzado muchos más países. Por ejemplo es muy popular aquí en los Estados Unidos pero también en Japón, Francia, el Caribe, Italia y muchos otros lugares. Cada país añade ingredientes clásicos de su tierra y cultura y apropia el guacamole como un plato propio. El poder del guacamole es la habilidad de representar ingredientes de muchos lugares del mundo. A causa de esto la popularidad del guacamole es definitivamente un fenómeno global.

Ingredientes:

  • 2 aguacates
  • 1 tomate
  • 1 cebolla pequeña (usualmente roja, pero ya tenía blanca)
  • El jugo de un limón
  • 1 jalapeño
  • Cilantro
  • Sal

Guac

Pasos:

  1. Corta en dados el tomate y la mitad de la cebolla (en trozos muy pequeños).
  2. Saca las pepitas del jalapeño y córtalo en pedazos muy pequeñitos.
  3. Corta las hojas del cilantro en pedazos pequeños.
  4. Saca el aguacate del piel y ponlo en un bol. Aplasta el aguacate con un tenedor (o un mortero para una manera más tradicional).
  5. Añade los pedazos del tomate y la cebolla y mezcla. Después, añade el jalapeños.
  6. Estruja unos trozos de limón encima del guacamole y añade cilantro a preferencia. Añade la sal al gusto. Mezcla todo.

A mí me encanta el guacamole por muchas razones. Una es porque se puede añadir o omitir cualquier ingrediente para crear el guacamole para cualquier gusto. Por ejemplo, siempre omito el cilantro porque a mí no me gusta el cilantro. ¡Lo siento! A veces también omito el jalapeño si estoy haciendo el guacamole por unas personas que no les gusta comida que pica mucho. ¡Pero para mañana traigo mi guacamole favorito (de Whole Foods) que contiene todos los ingredientes tradicionales!

How to Make Guacamole

Fuentes:

Advertisements

10 thoughts on “La cocina como un espacio de libertad según Tununa Mercado

  1. ¡Gracias por tus comentarios, Kara! Creo que has señalado algo muy importante del texto, que la cocina que normalmente se considera un símbolo de la opresión femenil ahora se presenta como un lugar de libertad, autoexpresión, y fuerza. Sin embargo, yo todavía me pregunto sobre algunos aspectos del texto que no entiendo, o mejor dicho no entiendo exactamente cómo se relacionan unos con los otros en el mismo texto. El título de la lectura es “Antieros,” y las descripciónes de muchas de las tareas domesticas son bastante “anti-eróticas,” pero al final la descripción de la cocina es sensual y enfoca en los sentidos. ¿Por qué, entonces, titular la obra “Antieros”? Además, quiero saber quién era la audiencia prevista para esta obra. No parece ser una lista de direcciones seria, ni un manual para las amas de casa, sino un ejercicio creativo y literario. Pero ¿para quién? ¿Para las mujeres especificamente? ¿Para todos? Finalmente, parece que la libertad de la cocina se yuxtapone con una relativa falta de libertad en el resto de la casa. ¿Por qué? La mujer ¿no se puede liberar cosiendo, o en el jardín, o aún en la habitación? ¿Por qué Mercado coloca la libertad en la cocina y no en los otros lugares de la casa que menciona?

    Like

  2. La parte en el texto que me llamó la atención fue la sexualidad de la comida que dio libertad a la ama de casa. Tenemos la idea en el lenguaje común de “food porn” pero este trabajo por Mercado tiene muchas imágenes de la comida que equivalen al erotismo del personaje. El aceite juega un rol central en los aspectos sexuales de la comida y de la ama de casa: “cubre la superficie de los aguacates pelados, resbala por su piel y se chorrea sobre el plato”. Me parecía interesante el nivel de la descripción del aguacate en particular que parece desnudo (el vegetal es pelado” y cubierto en aceite que al fin del texto describe la mujer en la cocina: “cubrir con un poquito de aceite los pezones erectos”. Simone de Beauvoir es filosofa que estudiaba la libertad de la mujer por su sexualidad. En su novela famosa, El sexo segundo, ella describe la libertad de los “courtesans of the Renaissance and the geishas of Japan [quienes] enjoyed far greater liberty tan other women of their times” (567). Según ella esas prostitutas ganaron su libertad por usar el hombre como un instrumento de su sexualidad para subir la escalara social, aumentar sabiduría y expresarse artísticamente, prácticos que fueron prohibidos para muchas mujeres. En el texto de Mercado, lo mismo aparece: la sexualidad y la libertad de la cocina (un “espacio como un anfiteatro”) están juntas.

    Like

  3. ¡Gracias Kara! Como dijiste, este texto tiene una perspectiva nueva sobre la cocina. La verdad es que durante la primera parte del texto me pareció una autora muy tradicional que no apoyaba al feminismo. Sus descripciones de como hacer los quehaceres eran muy específicas y claras así que me pareció una mujer más rígida. Sin embargo, en la última parte del ensayo, está hablando sobre la libertad en la cocina y como la mujer puede quitarse la ropa y estar libre. Me sorprendió muchísimo porque era tan diferente de la primera parte. Después de reflexionar un poco más sobre el mensaje del texto, decidió que esta autora apoya el lugar más o menos tradicional de la mujer pero muestra que no es demasiado opresivo. Incluso cuando la mujer está trabajando en la casa, tiene la libertad de vestirse como quiere y probar todas las cosas que cocina. Su espíritu puede ser muy libre porque puede pensar sobre lo que quiere y disfrutar los quehaceres que está haciendo. Esta perspectiva sobre el rol de la mujer y el feminismo era interesante y me causó a pensar sobre lo que significa ser una ama de casa.

    Like

    1. Gracias por tu artículo Kara. Me parece muy interesante tu análisis del texto, en especial en la última parte donde señalas cómo la cocina es un lugar en el cual la mujer puede encontrarse con ella misma. Esto sucede aun cuando la mujer se ve obligada a quedarse en la casa o ésta entra en dicho espacio voluntariamente. Mercado señala que la cocina y el hogar son un escenario donde la mujer realiza un preformance, en el cual todo debe lucir perfecto, adecuado y la mujer es una pieza más de esta puesta en escena. Debido a esto Mercado invita a la mujer a buscar un lugar propio a través de su cuerpo, el contacto con la comida y los ingredientes. Entonces, la cocina deja de ser un espacio delimitado a los discursos de un sistema patriarcal para convertirse en un lugar de exploración y autodescubrimiento para la mujer. Con respecto a tu última pregunta, considero que la entrevista que vimos en la clase pasada de la escritora Angélica Gorodischer nos demuestra como su postura feminista le da la oportunidad de desempeñar diferentes roles, incluso dentro del hogar como ama de casa y madre.

      Like

  4. Este es un visto interesante en como hace el máximo provecho de una situación. No creo que todo el mundo encuentra su libertad en la cocina pero para alguien que es creativo y haciendo por placer entonces sí, es posible encontrar la libertad en la cocina, pero no creo que esto es típico o común. Disfruto sirviendo otros y haciendo un servicio para los que amo y esto me da placer por lo que si encarno el papel de la cocina, iba a encontrar la libertad. No creo que estos papeles en la casa permitirían la libertad si no es una opción por parte de la mujer y ella no lo elige. Creo que la libertad se reduce a una elección. Una opción es necesaria si vamos a llamar a la libertad papel de la mujer pero si ella no ha elegido ese estilo de vida, incluso si ella es feliz con el, entonces no hay libertad.

    Like

  5. Gracias por sus comentarios Kara! Me interesa mucho tu analisis del texto, especialmente la ideas sobre la cocina como un espacio en que la mujer puede encontrar con ella misma y puede encontrar algún tipo de libertad. Sus preguntas al final de su post son las preguntas que tengo también, porque creo que hoy en dia estas ideas no serían aceptados por las feministas alrededor del mundo. Creo que algunas mujeres o algunas personas pueden encontrar una cierta libertad o sensualidad con un trabajo en la cocina, pero es difícil de imaginar que muchas mujeres van a tener la idea de que su libertad es encontrado en la cocina, un lugar hoy en dia con una connotación bastante mala. Además hay la idea de que la comida y el trabajo de las mujeres en la cocina puede conferir alguna sensualidad o sexualidad a la mujer. Esta idea es aún más preocupante por otra vez resigna la mujer a la cocina porque sin este lugar, que es una mujer? No estoy de acuerdo con estas ideas, especialmente hoy en dia. Sería interesante ver que piensan muchas de las feministas más famosos de hoy y si ellas están de acuerdos con estas ideas. No sé por seguro, pero pienso que la conversación sería muy interesante.

    Like

  6. ¡Primeramente, gracias por preparar el guacamole! Y también por sus comentarios sobre Antieros. Yo también creo que el punto de vista de Mercado es muy interesante, y indica un punto muy importante sobre el feminismo. Hay varios espacios que representan la liberación para mujeres diferentes, lo importante realmente es el privilegio de elegir. Hay un gran poder que existe en la cocina. Realmente, los seres humanos pueden existir sin banqueros, abogados, y aun doctores, pero no puede vivir sin comida ni puede prosperar sin comida cocinada. El problema es que perdimos este poder cuando quitamos la habilidad de mujer o hombre de elegir su rol en su familia. Que bueno que Mercado se siente que su posición en la cocina es su liberación. Creo que esta obra y sus ideas son importantes para responder a los que dicen que el feminismo no puede incluir la mujer en la cocina. Me gustaría ver una reconocimiento por parte de Mercado que la cocina no representa la liberación para cada mujer, pero creo que en este criticismo estoy juzgando un autor usando ideas modernas de vez de ideas del día.

    Like

  7. Gracias Kara por su comentario. La discusión de este texto fue muy interesante y lo proveer un visto nuevo. Respondiendo a las preguntas al de su comentario: Yo creo que es posible para ellas todavía encuentran su espacio de libertad en la cocina, pero como Cristina dice en su comentario en la sociedad de hoy la mayoría de mujeres a parecen a trabajar a fuera de su casa. Hoy, como niños, niñas son ensenar que les pueden ser alguna cosa. Es típicamente de padres de la sociedad actual no ponen énfasis en el lugar de niñas ser a la casa. En relación a las amas de casa de hoy, no pienso que ellas tenían el poder de elegir de quedarse en casa. A pesar de ella disfruta su lugar en la casa, no pienso que ella experiencia libertad porque ella no elegir su rol, la sociedad hice lo. También en mi opinión, podemos relacionar la literatura feminista que hemos leído en la clase con la vida de las mujeres que eligen de quedarse en casa porque quieren este rol porque ejerció sus derechos a elegir este rol.

    Like

  8. Gracias por tu análisis, Kara. “Antieros” por Tununa Mercado me llamó la atención porque es el texto feminista más radical que hemos leído en el curso, especialmente en cuanto a la sexualidad. “Lección a cocina” por Rosario Castellanos también fue más explicito en el tema de la virginidad, las relaciones matrimoniales y el desencanto del personaje principal con su marido. Mercado desarrolla más la idea de la cocina como un lugar en el cual la mujer puede encontrarse con ella misma en todos aspectos. Espero que podamos hablar un poquito en clase sobre la estructura de este texto por Mercado y su estilo de escribir porque fue muy interesante (y a veces difícil) leer.

    Like

  9. Estos comentarios son muy interesantes. Me recuerda de una conversación en mi otra clase de español sobre la resistencia femenina contra la opresión de una cultura de machismo. Similar de la autora María de Zayas quien escribió la obra nuestra clase estaba analizando, me parece que Nilda Mercado cree en la necesidad de crítica los papeles de género dentro del sistema de la sociedad masculina. En la obra de teatro de María de Zayas que hemos leído en mi otra clase, ella logra este por la inversión de los papeles de género, pero en este relato Mercado logra su atribución de poder de las mujeres por la liberación y experiencia que están presentes en la cocina. Es una estrategia interesante de trabajar dentro del sistema para lograr más de lo que el sistema provee en actualidad.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s